lunes, 12 de febrero de 2018

Vals "Arequipa" por Ángel Bolla

Vals "Arequipa"  por Ángel Bolla

Subtitulado como 4to vals peruano y escrito por Ángel Bolla, al parecer es un seudónimo pues no existe referencia alguna de éste compositor.
Por el estilo y referencia a los primeros valses con estilo nacional presumimos que la composición no excede la primera década del siglo XX

Fuente:
- Archivo Luis Pareja Riveros

jueves, 8 de febrero de 2018

Juan Francisco Chanove Zegarra (1885-1966)


JUAN FRANCISCO CHANOVE ZEGARRA

Nació en Arequipa el 23 de mayo de 1885, hijo de Mariano Chanove Herrera y de Rosa Zegarra. Ha fundado y dirigido varias instituciones y escuelas de música, entre ellas la Academia “Luis Duncker Lavalle también fue Maestro de capilla de la Iglesia del Carmen de Arequipa.

En la vida artística musical de la ciudad integró junto a Benigno Ballón Farfán el dueto considerado como uno de los más genuinos exponentes de una traición pura y del más legítimo carácter. Ejerce la enseñanza de música y es autor de un breve texto, Teoría de la música (tipografía Quiroz, Arequipa, 1938), para uso escolar.

La semblanza que escribe el poeta Manuel Gallegos, resume los aspectos resaltantes de su vida, el poeta fue muy cercano a Chanove, ambos dieron luz a varias composiciones escolares e himnos institucionales (véase Manuel Gallegos, prolijo autor de cantos cívicos y escolares).



CRESPONES FÚNEBRES: Juan Francisco Chanove 
Por Ricardo Sakuntalá 
[Seudónimo del poeta Manuel Gallegos Sanz, 1896-1991] 

La muerte de Juan Francisco Chanove, en Lima no ha sorprendido. Corrió la versión en la ciudad como un contenido sollozo. Muere, es verdad a la edad de 81 años; pero cuando comenzaba a disfrutar del descanso de su jubilación. Hay muertes que llegan con una dulce y hasta gloriosa redención otras como la estrepitosa inmersión de una montaña en el oleaje inmenso de la mar. La del amigo y compañero Chanove nos ha llegado como una sombra larga, como una letanía lacerante de José Asunción Silva. Ha muerto con la palabra Arequipa en sus labios. Su ansiedad postrera fue morir en su ciudad, al pie del Misti, que en sus melodías se hiciera atormentada canción. Pero sus médicos no lo dejaron. 

Suerte infausta la suya. Sus ojos se han cerrado sin ver por última vez las montañas de su entrañable lar, el cielo eternamente azul, la maravilla encendida el verde las quebradas caudalosas, la sonrisa galvanizadora de la mujer arequipeña, el encanto bíblico de los huertos de la Aldea. Ya no ha de ver ni sentir el influjo de tanta maravilla. Ya no ha de ver ni sentir el regalo sacrosanto de la mirada de sus niños que en la Escuela dulcemente le llamaron: ¡Maestro Chanove! 

La muerte le ha endurecido los labios y le ha enceguecido los ojos para siempre. Este ha sido su dolor postrero, nos lo han asegurado miembros de su familia. 

Y Arequipa condolida, lo retorna recordando y exaltando los valores de su obra como profesor de música en las escuelas, como compositor, como padres de familia y como amigo. 

En los centros educacionales del Estado, donde ha dejado lo mejor de su vida en 40 años de entre, se le recuerda con profunda gratitud, Himnos y Canciones ha dejado en las escuelas Mariano Melgar, Horacio Morales, Estela Espinoza y donde prestase sus servicios, como Profesor de Música. 

Como compositor ha dejado una nutrida e importante obra musical. Entre aquellas hemos de citar: La Batalla de Tarapacá, Patria Amada, Bonifaz, Sumac Umilla, Himno al Maestro, Blanca Arequipa, El Cautivo, Decepción, Arequipeñita y Estefanía que le valieron aplausos del pública y premios del Consejo Provincial. 

Fue fundador de la “Unión musical”, de la “Academia Duncker Lavalle”. Alcanzó diplomarse en el Conservatorio Nacional de Música de Lima. Varias de sus canciones llevan letra del que traza estas pocas líneas. Le conocimos de cerca. Era bueno, con la eficacia de la luz. Era sencillo con la diafanidad del agua de los campos. Era sincero con el brillo de los diamantes, Era generoso, con la espontaneidad de los vientos alisios. Su conducta irradió siempre como los más altos y limpios faros. No fue una gran figura, ni como intelectual ni como artista; pro fue, si, un hombre al servicio de la música y de la docencia. La Orquesta Sinfónica y el Sindicado Provincial de Maestros de Arequipa, le deben un homenaje interpretando piezas del repertorio musical del ilustre extinto. 

Juan Francisco Chanove, nació a orillas del Chili en una mañana del año 1885 y muere en una tarde de noviembre del año en curso [1966] expresando: “¡Quiero morir en mi tierra!” Angustia que hemos de traducir por el más hondo y dolorido de los anhelos arequipeñistas. 

¡Es, artista, educador, hijo de la Santa tierra, paz, silencio augusto y eterno en tu sepulcro! 

[fin de cita]





Fuentes:
- Nota periodística, El pueblo, s/f noviembre 1966
- Archivo de Luiz Pareja Rivero
- La fecha exacta de su nacimiento es 23 de mayo 1885, tal cual consta en su partida de nacimiento y fue bautizado el 25/05/1885, Archivo Luis Pareja Rivero.


sábado, 27 de enero de 2018

Un alma sensible con sonido a valle: Luis Justo Caballero (1935)

Un alma sensible con sonido a valle: 
Luis Justo Caballero (1935)

Por Omar G. Carrazco Llanos

Luis Justo Caballero, Arequipa 1935, Nació en distrito de Uraca-Corire, provincia de Castilla, en la región de Arequipa y se inició en la música, tocando el piano de su casa de la ciudad de Arequipa por influencia de su tía Estela que tocaba el piano sonatas de Beethoven, piezas de Chopin, Schumann, Tchaikovski, Listz, Paderewski y Duncker. Allí tuvo la oportunidad de conocer a los compositores y pianistas M. Nicolás Reynoso y Roberto Ramírez, el mismo cuenta de M. Nicolás Reynoso[1]: “…sabes yo conocí, en mi infancia a don Nicolás Reynoso. Cuando iba a afinar el piano que había en casa. Yo lo esperaba para oírlo afinar. Estaba ahí, a su lado todo el tiempo que demoraba... esperaba el acorde, la sucesión de acordes con los que comprobaba la afinación.... y luego tocaba. No imaginas cuánto debo a don Nicolás”.

Fotografía del maestro

Recibió clases de música del maestro Edgar Valcárcel, en la década de 60´s viaja a España donde estudió la guitarra con José Luís Parra y José Luís Rodrigo. A su retorno al Perú en 1970 y se dedica a la enseñanza de guitarra clásica y a la composición.

Su encuentro con la música popular se produjo gracias al poeta Félix Puescas quien lo llevó a la Sociedad de Autores que dirigía Manuel Acosta Ojeda. Quedó impactado al escuchar a Pablo Casas, Rufino Ortiz, a los hermanos Julio y Carlos Dávila, Carlos Hayre y Manuel Acosta[2]. Ello le llevó a conectarse con la vena de la música popular naciendo así el deseo de tener un medio impreso que vincule y documente a los músicos académicos y populares, naciendo la revista Cuadernos de Música Peruana que ya va en su publicación Nro. 13 hasta el 2017, en cada edición hay diferentes tópicos desde poesía, artículos científicos, musicología y en especial transcripciones para guitarra a fin de enriquecer el repertorio guitarrístico peruano con homenajes a Raúl García Zárate, Carlos Hayre y Manuel Acosta Ojeda entre otros.

Don Luis Justo actualmente radica en Lima y siempre con el ánimo de seguir con su publicación y gestionar aportes a la cultura de nuestro país.

Sus composiciones, interpretaciones y arreglos gozan y demuestran de una expresividad única, entre sus trabajos figuran:
  • Fuga II (J.S. BACH) - Versión 3 guitarras-L. Justo - 1era Guitarra J. Velaochaga/2da Guitarra L. Justo/3era Guitarra C. Hurtado 
  • Gavotta (J.S. BACH) - Version 2 guitarras-E. Pujol - 1era Guitarra L. Justo/2da Guitarra J. Velaochaga 
  • Estudio V (F. SOR) - Guitarra: L. Justo 
  • Estudio VI (F. SOR) - Guitarra: L. Justo 
  • Canción para Claudio Luís (L. Justo) - Guitarra: J. Velaochaga 
  • Oriental (E. Granados) - Dúo de guitarras: 1era Guitarra L. Justo/ 2da Guitarra E. Mayhuire 
  • Rosignol (ANÓNIMO) - Dúo de guitarras: 1era Guitarra L. Justo/2da Guitarra R.Cornejo 
  • Imapakmi Urpi (ANÓNIMO) Arr. L. Justo - Guitarra L. Justo 
  • Ecce Homo/Roberto Ramíirez Z.O. (arr. L. Justo) - Guitarra J. Echecopar 
  • Andina I/L. Justo - Guitarra D. Bernard 
  • Aires del Perú/ L. Justo - Guitarra Jorge. C. Vega 
  • Noches de amor y de alegría/L. Justo - Guitarra Jorge. C. Vega 
  • Delirio (ANÓNIMO) Arr. L. Justo - Guitarra M. Zedog 
  • Ya me voy a unas tierras lejanas (ANÓNIMO) Arr. L. Justo - Guitarra P. Su Castro 
  • En los manglares de Puerto Pizarro/L. Justo - Guitarra P. Su Castro 
  • Vals en Do mayor/ L. Justo y M. Galindo - Guitarras M. Mendoza/E. Raborg 
  • La niña de los cabellos rojos I/L. Justo - Guitarras Cuarteto Temple Diablo 
  • La niña de los cabellos rojos II/L. Justo - Guitarras Cuarteto Temple Diablo 
  • La niña de los cabellos rojos III/L. Justo - Guitarras Cuarteto Temple Diablo 
  • En un atardecer/M. Acosta (Arr. L. Justo/D. Bernard) - Guitarra E. Mayhuire 
  • Saucesito Palo Verde (ANÓNIMO) Arr. J. Echecopar/L. Justo - Guitarra E. Mayhuire 
  • In Memoriam/L. Justo - Guitarra E. Mayhuire 
  • Una canción para Claudio Luís/L. Justo - Guitarra M. Zedog 
  • Homenaje a Guillermo/L. Justo - Guitarra G. Manrique 
  • La palabra Violeta/L. justo (Arr. M. Orozco) - Guitarra M. Orozco 
Ha publicado las siguientes grabaciones :
  • Disco compacto: En el camino
  • Disco compacto: Escuela de Guitarra
  • Disco compacto: Imapakmi Urpi
  • Disco compacto: La palabra violeta (Obras y Escritos)



Obra "El tiempo recobrado" inspirada en una obra literaria del mismo nombre del autor Marcel Proust






NOTAS:
[1] A modo de anécdota: “La última vez que lo vi [a Don Reynoso] fue entre los años 1975-1976, en una visita que hice a Arequipa y fui a saludarlo a su casa, me recibió con mucha amabilidad. Fui con mi guitarra, y entrando a su sala encontré sonando en una grabadora una pieza que estaba estudiando noche y día: la "Suite Antigua" de Guido Santórsola. Escuché y se me movió el piso. Don Nicolás vio mi estupor, porque por instantes me pregunté como es que me ha grabado. Luego se aclararon las cosas. La grabación en su grabadora casera, había sido hecha la noche anterior por Carlos Barbosa Lima, que era amigo de don Nicolás y de su hijo”
[2]  Comenta LJC de la composición de Hayre y Acosta “Es una composición en que la premisa y la conclusión son de una logicidad absoluta”,